El césped no tiene por qué ser verde.

En los últimos años, los hermanos Tischhauser han tomado una serie de atrevidas decisiones estratégicas que están dando sus frutos. La cartera de clientes de la empresa textil Tisca es muy variada: los aeropuertos de Singapur y Seúl o los clubes de fútbol Arsenal y Liverpool son algunos de ellos. Para Andreas Tischhauser, copropietario y miembro de la dirección, los factores de éxito se llaman valentía, visión, energía y «pensar fuera de lo convencional». Y por supuesto: ¡la pasión por lo textil!

Texto Isabella Awad Foto Anna-Tina Eberhard

Andreas Tischhauser, miembro de la dirección, recibe a clientes e invita­dos en el salón de exposición de Tisca en Urnäsch.

La empresa Tisca Tischhauser AG existe desde 1940. La gran fiesta para celebrar su 80.° aniversario tuvo que suspenderse por culpa del coronavirus, aunque había mucho que celebrar. «El último año nos ha unido como empresa», afirma Andreas Tischhauser, uno de los propietarios, director general y responsable de la división Tisca Sports. La historia de la empresa es impresionante y está marcada por decisiones estratégicas visionarias.

Alfombras tejidas a base de medias

Tisca fue fundada por Anton Tischhauser, el abuelo de los actuales propietarios. La empresa se ha centrado desde el principio en el sector textil. Durante los años de la guerra, el mayor problema fue conseguir la materia prima. Se empezaron a tejer alfombras con ropa y medias usadas para aportar algo de comodidad a los fríos salones de estar. «Hubo un momento, debido a las tendencias, en el que nos planteamos la posibilidad de expandir a otros tipos de suelos, como la madera o la piedra. Decidimos seguir siendo fieles al textil, pero posicionándonos lo más amplia y profundamente posible en este ámbito», dice Andreas Tischhauser. A lo largo de los años se han especializado en cuatro mercados principales: Vida, Comercial, Movilidad y Deportes.

Mucho más que una tela

«Vemos nuestro trabajo como la creación de espacios con textiles. Porque para sentirse a gusto en una habitación, siempre será fundamental algún tipo de textil», dice Andreas Tischhauser. Mucha gente no sabe que los textiles hacen mucho más que dar una cara a una habitación: mejoran la higiene del aire porque retienen el polvo y las bacterias. Regulan la humedad del aire y contribuyen a ser buen vecino porque tienen un efecto de absorción del sonido. Además, ayudan a ahorrar energía porque aíslan; con lo que ya son cuatro beneficios. 'Aportar comodidad' es hasta hoy día el principal objetivo de Tisca. Y no sólo en interiores: la empresa ha desarrollado una gama especial para los balcones y las terrazas. Pero no sólo se 'vive' en el ámbito privado. Con la división 'Comercial', Tisca amplía su programa para el equipamiento de oficinas, edificios públicos, hoteles, residencias de ancianos, teatros, etc.

«Decidimos seguir siendo fieles al textil, pero posicionándonos lo más amplia y profundamente posible en ese ámbito», dice Andreas Tischhauser.

Una innovación más de la empresa Tisca: su césped artificial está libre de granulado de caucho, que es perjudicial para el medio ambiente.

El arte proviene de la habilidad

«Un gerente nos sugirió que con nuestra tecnología, que llevamos utilizando desde hace décadas, también podríamos fabricar el llamado 'césped artificial'», afirma Andreas Tischhauser. El consejo de administración rechazó inicialmente la idea. No obstante, se decidió hacer un intento con la condición de que alguien se dedicara plenamente a ello. Andreas Tischhauser, que entonces trabajaba en EE.UU., aprovechó la oportunidad y en 2005 se hizo cargo de la nueva división Sporttisca y, con ello, de la producción de los sistemas de césped. Tisca decidió dar un paso más debido a la falta de demanda en el sector de la vivienda. En 2006, lanzó la división 'Mobility Textiles'. Su principal actividad se centra en los sectores de aviación, ferrocarriles, autobuses y barcos.

Fútbol, golf y más

Tisca Sports comenzó con céspedes artificiales para el fútbol primero y para el golf, el tenis y los deportes múltiples, como los terrenos escolares y los patios de recreo, después. Con orígenes en Suiza, Tisca es hoy día una empresa de ámbito internacional. «Cuando hablamos del césped artificial en los estadios de fútbol, estamos hablando del perímetro del campo, el terreno de juego en sí suele ser de césped natural», explica Andreas Tischhauser. Dice que el Liverpool es un proyecto actual, los del Arsenal y el Tottenham ya están terminados. Los Tischhauser se sienten muy orgullosos: «Todos estos proyectos son referencias de primer orden».

El 'outdoor', una megatendencia

«En el plano estratégico, no planificamos hasta el último detalle, sino que tratamos de definir los elementos clave», dice Andreas Tischhauser. Así lo demuestra la creación de las divisiones de Movilidad y Deportes.

«Intentábamos dar una respuesta a una actividad principal en retroceso. Las alfombras estaban pasadas de moda. La estrategia consistía en conquistar nuevos mercados con las competencias existentes. Y lo hemos conseguido». La pandemia ha demostrado que la diversificación es como tener un buen seguro. «Hasta 2004, nadie había pensado en ampliar el negocio añadiendo los exteriores. A través del tema del fútbol encontramos el acceso a este 'mundo exterior'. Y hoy día es cada vez más importante, también en el ámbito privado: alfombras exteriores, cortinas exteriores, tejidos exteriores ... se trata de una megatendencia global», afirma Andreas Tischhauser.

Fundación: 1940, por Anton Tischhauser

Dirección: Andreas, Matthias y Nick Tischhauser

Colaboradores: 200 en Suiza y unos 200 en el extranjero (Alemania, Francia, Italia, Austria, Rumanía).

Producción: odo lo que está hecho a máquina, Tisca lo produce en Suiza, los textiles hechos a mano o muy elaborados, los produce en sus propias filiales en el extranjero.

Tisca es cliente de Helvetia.

Ser mejores y sorprender

Tisca es una empresa gestionada por sus propietarios y, por tanto, decide libremente y con gran agilidad. «Como empresa suiza, rara vez ganamos a través del precio: siempre debemos y queremos ser mejores». En este sentido, las funcionalidades son cada vez más importantes. Una de sus ventajas competitivas es que producen tejidos y alfombras desde un único proveedor, lo que permite elaborar conceptos globales para los clientes y diferenciarse como fabricantes de textiles. La inspiración y la innovación pueden darse en cualquier momento y lugar:

¿Qué necesita una empresa para tener éxito?

Habilidad empresarial con enfoque

Un enfoque riguroso reviste una importancia sobresaliente. Cuando se persigue con empeño un modelo de negocio sostenible que funciona bien y se desarrolla de forma constante, el éxito llamará a la puerta.

aparte del equipo interno de diseño y desarrollo técnico, pueden ser los arquitectos, los planificadores, los colaboradores o una conversación de los hermanos lo que dé el impulso. Cada vez son más importantes los contactos con institutos de investigación como los Laboratorios Federales Suizos de Ensayo e Investigación de Materiales (EMPA, por sus siglas en alemán ) o la Universidad de St.Gallen.

¿Rosa o turquesa?

Para Andreas Tischhauser, los factores de éxito son el coraje, la capacidad de anticipación y la energía. Lo explica de forma muy clara con el ejemplo del césped artificial: «Nuestro objetivo era sacar al mercado en 2005 algo mejor que los productos actuales en ese ámbito. Sobre todo, queríamos producir un césped artificial que no contuviera granulado de caucho, pues éste es perjudicial para el medio ambiente. En aquella época, nadie en el sector deportivo se interesaba por la sostenibilidad. Muchos incluso se reían de esta idea. Y hoy en día, el tema está en boca de todos». Además, hay otro aspecto importante: 'pensar fuera de lo convencional', cultivar las redes externas, eso es lo que te hace avanzar. Un ejemplo, cuenta, es su césped artificial de colores. Porque, al fin y al cabo: ¿por qué el césped tiene que ser siempre verde?

viva. ascender.