¡En sus marcas, listos, ya!

Helvetia Italia ya está lista para afrontar con ilusión y energía los retos de un mercado que está evolucionando rápidamente.

Entrevista Alida Dossena Foto PAD

Francesco La Gioia, CEO de Italia, quiere centrarse en todo momento en los clientes y ofrecerles prestaciones analógicas y digitales integradas.

¿Cuál es el resultado de la estrategia helvetia 20.20?

Helvetia Italia ha completado con éxito la implementación de la estrategia helvetia 20.20. Las tres dimensiones complementarias e interrelacionadas que han caracterizado los últimos cinco años, «integración», «innovación» e «intensificación», han creado una base sólida sobre la que podemos construir la estrategia futura. La integración de Nationale Suisse supuso un primer paso importante al que siguieron otras medidas de racionalización allanado el camino para la simplificación de la estructura del Grupo, la integración de los sistemas y procesos y el aumento de la eficiencia a nivel organizativo. La innovación, es decir, el desarrollo digital, ha logrado optimizar los modelos de negocio.

La intensificación del volumen ha supuesto un refuerzo de los canales de venta existentes y el cambio de enfoque hacia una visión omnicanal.

¿En qué grupo objetivo de clientes se quiere centrar especialmemente Italia?

Los clientes particulares, las familias y las pequeñas y medianas empresas siguen siendo el grupo objetivo. Queremos llegar a ocupar una posición más fuerte en el mercado italiano.

En particular, tenemos la ambición de convertirnos en uno de los 'top 5' en determinados ramos de seguro en el segmento de pymes. Queremos que nuestros socios de distribución nos consideren como su principal interlocutor. Para Helvetia Italia, que no dispone de redes de intermediación exclusivas, este aspecto tiene gran importancia.

¿En qué iniciativa estratégica (comodidad para el cliente, oferta completa, crecimiento rentable, nuevas oportunidades) se centrará Italia?

Helvetia Italia pretende centrarse en las cuatro prioridades estratégicas, poniendo especial énfasis en la «comodidad para el cliente». La gestión equilibrada y coherente de la capacidad de distribución omnicanal es la clave para satisfacer las expectativas de los clientes y diferenciarse de la competencia, no sólo en términos de precios, sino también de calidad.

La cultura del «enfoque sistemático en el cliente» debe basarse claramente en los hechos, más que en las palabras. La toma de contacto sin complicaciones es indispensable y permite al empleado de Helvetia atender rápidamente las consultas del cliente y resolver sus problemas. Esto ayuda a lograr su satisfacción y, por tanto, su fidelidad.

«En particular, tenemos la ambición de convertirnos en uno de los 'top 5' en determinados ramos de seguro en el segmento de pymes.»

¿Cuáles son los principales retos para Helvetia Italia?

La innovación desempeñará un papel cada vez más importante en el futuro. No se trata de una cuestión puramente tecnológica, sino más bien de una cuestión cultural. El uso de la tecnología no pretende sustituir a la distribución tradicional. Se trata de lograr que la red de distribución sea más moderna, ágil y eficaz, en definitiva, que sea más competitiva. El enfoque en el cliente supone el desarrollo de una oferta integral en la que el concepto de póliza de seguros se sustituye por un concepto de servicios que va más allá del puro seguro.

Este enfoque puede dirigirnos al marco de los ecosistemas, donde intervienen socios de otros sectores en los que Helvetia puede encontrar nuevas vías de negocio y nuevos clientes junto a proveedores externos interesados en el apoyo, la protección y la seguridad en la vida cotidiana. El objetivo es ampliar la oferta e introducir un modelo integrado basado en una red de relaciones con diferentes proveedores y colaboradores para proporcionar servicios que se complementen entre sí y aporten un gran valor añadido. Este es con toda probabilidad el gran reto del negocio asegurador.

¿Qué posición de mercado quiere alcanzar Helvetia Italia para 2025?

Para 2025, Helvetia Italia quiere estar presente y tener éxito en el mercado sin negar su identidad tradicional como empresa suiza. Al mismo tiempo, queremos demostrar nuestra capacidad de innovación y mantener el ritmo en un entorno que va evolucionando rápidamente.

Queremos vivir el enfoque sistemático en el cliente y proporcionarles una oferta física y digital integrada. Queremos demostrar, ante todo, que a pesar de los avances tecnológicos, son las personas las que marcan la ‘diferencia’ en última instancia.

El éxito de la implementación de la estrategia helvetia 20.25 se basa en el compromiso y en el saber hacer de los colaboradores que deben hacer suyos los objetivos de la empresa y aplicar esta visión compartida a nivel personal y de colectivo.

viva. ascender.